jueves, 9 de enero de 2014

Vamos a ir con calma y a lo que salga (algo hay)
Sin pensar ni premeditar que las navidades me robaron la energía.
Ni listas de propósitos ni leches!
que cambiar un tres por un cuatro no es para tanto.


1 comentario:

Isa dijo...

Cuanta razon tienes...me aplico el cuento...bye bye propositos